EL FIN DEL EMPLEO

Home / Sin categoría / EL FIN DEL EMPLEO

El empleo, entendido como trabajo fijo, estable, y para toda la vida ha llegado a su fin.
Los datos que ofrecen los gobiernos de empleo es un clavo ardiendo. La agricultura cada vez
pierde más importancia a nivel de empleo hasta el punto de que el 70% de los trabajadores del
campo son extranjeros, y el sector servicios es el flotador insuficiente para una población
empobrecida que ni siquiera llega a ocupar más tiempo de lo que un mísero contrato les
ofrece.
Vamos a cambiar esto, y proponemos una serie de medidas que favorecerán lo que en el
siguiente apartado proponemos, es decir la jornada de 24 horas semanales al mismo salario
que la actual, de lunes a sábado.
Sabemos que hay muchos trabajos que en los próximos años se va a perder importancia la
mano de obra humana , por el imparable acceso de los robots, Inteligencia artificial,
impresoras 3D,.. ., y que darán lugar a una nueva crisis como la que generó la irrupción de la
tecnología de red, pero mucho más profunda, y de consecuencias imprevisibles para la
estabilidad mundial.
No es cierto que unas técnicas desplazan automáticamente y sin traumas a otras. El acceso de
robots y otras máquinas no van a impulsar una cantidad de nuevos empleos que haga que se
sustituya de manera coordinada y compensable esa sustitución; deben haber políticas que
afronten estos cambios de manera valiente y decidida.
No queremos pasar a la historia como la generación que se ha empobrecido por perder un
empleo que nos desplaza a terrenos que no son necesarios.
Son muchos los ideólogos que han notado estos cambios, pero somos los políticos los que
tenemos la obligación de formular y adoptar las medidas que compensen y, en definitiva, nos
liberen de los trabajos mecánicos que antes hacían las máquinas.

Si con las medidas de reducción de jornada semanal a 24h. las empresas tienen la tentación de
deslocalizar sus centros de producción, nos encontrarán aquí y allá, y su enorme poder de
desequilibrio será inveterado por la “Nueva Economía y sistemas de trabajo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *